martes, 13 de julio de 2010

El uso del casco en bicicleta

Voy a empezar hablando de cuándo es obligatorio el uso del casco circulando en bicicleta:

"Los conductores y ocupantes de bicicleta deberán utilizar cascos de protección homologados o certificados cuando circulen en vías interurbanas, salvo en rampas ascendentes prolongadas, por razones médicas y en condiciones extremas de calor.
Los ciclistas en competición y los profesionales durante los entrenamientos o en competición, se regirán por sus propias normas"

¿Como colocarse el casco?

PASO 1 - Tamaño adecuado
Los cascos vienen en varios tamaños que varían según el fabricante. Mide la circunferencia de tu cabeza para obtener una talla aproximada. Pruébate el casco para asegurarte que te queda debidamente ajustado.

Los nuevos cascos traen unas almohadillas adicionales para ajustar la talla del casco. Combina las almohadillas para lograr que te quede cómodo, pero ajustado como es debido.

Si has crecido, saca las almohadillas. Si el casco cuenta con un anillo de ajuste tipo universal en vez de almohadillas, ajusta el anillo para que te quede cómodo, pero debidamente ajustado.

Posici�n correctaPASO 2 - Posición correcta
El casco debe de ir nivelado sobre tu cabeza y debe cubrir parte de tu frente. Para probar si tienes el casco puesto correctamente, coloca uno o dos dedos sobre tus cejas. Para quedar debidamente protegido, el casco debe tocar tus dedos.
Ajustar la hebilla debajo de la barbilla PASO 3 - Ajustar la hebilla debajo de la barbilla
Centraliza la hebilla izquierda del broche para que quede debajo de tu barbilla. Puedes ajustar las correas desde la parte de atrás del casco para que la correa de la barbilla sea más larga o corta. Es más fácil ajustar las correas si no tienes puesto el casco.
Ajustar las correas lateralesPASO 4 – Ajustar las correas laterales
Ajusta la corredera en ambas correas laterales para formar una “V” (debajo y enfrente de cada oreja). De ser posible fija la corredera para que no se corra fuera de posición.
Ajustar la correa de la barbillaPASO 5 - Ajustar la correa de la barbilla
Abrocha la correa de la barbilla. Ajusta la correa hasta que el casco te quede debidamente ajustado, de modo que no puedas colocar más de uno o dos dedos entre la correa y tu barbilla.

PASO 6 - Ajuste final
A. ¿Te queda bien tu casco?
Abre tu boca lo máximo que puedas… ¡Da un gran bostezo! Deberás sentir cómo el casco presiona sobre tu cabeza. Si no es así, regresa al Paso 5 y ajusta más la correa de la barbilla.

B. ¿Puedes mover tu casco hacia atrás a más de dos dedos sobre tus cejas?
De ser así, desabróchatelo, y acorta la correa frontal deslizando la corredera hacia adelante. Abróchatelo, ajusta la correa de la barbilla, y pruébatelo de nuevo.



Sanciones por no llevar casco:

La multa es de 150 euros para quien circule sin casco homologado en vías interurbanas

El peligro de la bicicleta:

Pasear por las ciudades o circular por las carreteras españolas en bicicleta no es una actividad exenta de riesgo. El peligro que conlleva la práctica del ciclismo está provocado por la irresponsabilidad de los conductores de automóviles, camiones y autocares que por distracción a pesar de que la ley exige que no se conduzca bajo condiciones que afecten a las capacidades de atención y reflejos. No podemos olvidar que, sin embargo, el ciclismo es un deporte que en España moviliza cada fin de semana a más de 500.000 españoles y que en la suma de ciudades diariamente donde se utiliza la bicicleta como medio de transporte pueden estimarse hasta un total de 250.000 personas. Otro dato, que demuestra la vulnerabilidad de los ciclistas son las 2.201 víctimas de accidente de tráfico que se produjeron en el 2003, de las cuales 63 fallecieron en carretera y 771 heridos, frente a los 15 fallecidos en zona urbana y 1.352 heridos. Contra todo pronóstico, la mayor parte de los ciclistas muertos en las carreteras llevaban casco y tres de cada cuatro accidentes son atropellos en vías con arcén menor a 1,5 m, inexistente o impracticable. En la mayoría de los accidentes no se ha respetado algo tan elemental como la normativa legal para cuando un vehículo a motor avanza una bicicleta y que se considera una falta grave. En ciudad, suele ser también una causa mayoritaria la de que el vehículo a motor se arrime demasiado a la bicicleta. En todos estos casos hay que insistir en que el casco no es una protección real.










No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada